Tarma

Tarma en Perú

[aioseo_breadcrumbs]

Ciudad del Perú, situada en el centro del país, capital del distrito y la provincia de Tarma —2.749,16 km2; 112.230 habitantes (2007)—, en el departamento de Junín. 3.080 m de altitud sobre el nivel del mar. 226,9 km2. 50.165 habitantes (2007). Gentilicio: tarmeños. Está situada en los 11° 23′ 33″ de latitud Sur y los 75° 40′ 52 de longitud Oeste, a 266 kilómetros al E. de la capital del país, la ciudad de Lima.

Geografía
La ciudad de Tarma se encuentra situada a orillas del río Tarma —afluente del río Perené, en la subcuenca del Tambo-Ucayali-Amazonas—, en el valle del mismo nombre, que se extiende por la vertiente interior de la Cordillera Occidental de los Andes, prácticamente en un lugar equidistante de la costa central peruana y la selva amazónica central. Disfruta de un clima templado, con temperaturas medias que oscilan entre los 12 y los 23 °C, lluvias escasas e irregulares (más abundantes de diciembre a febrero), y una cantidad muy apreciable de horas de sol al año; podría denominarse como una prolongada primavera. Ese clima agradable, junto a la profusión de flores y hierbas aromáticas del valle, dio lugar a su apodo de “Perla de los Andes”, y al valle del Tarma como el “Valle de las Flores”.


Tarma, por su condición de centro urbano rector de su zona de influencia, capital de distrito y de provincia, acoge un desarrollado sector servicios, ligado al comercio —básicamente agropecuario de los productos de su entorno rural—, al turismo y a la administración pública (salud, educación, funcionariado, etc.). En los alrededores, destaca la dedicación a la agricultura, con un alto grado de especialización: la práctica de la floricultura (gladiolo, clavel, alhelí) y la herbicultura (blanquillo) convive con el cultivo de hortalizas (cebolla), legumbres (habas), verduras (zanahorias, guisantes, guindas), cereales (cebada, maíz choclo), los omnipresentes tubérculos (papas, olluco) y frutales (melocotones) como subsectores más importantes. Por lo que respecta al sector secundario, es relevante la producción de cemento. Está comunicada con Lima a través de la importante Carretera Central (22A). Es sede episcopal y de dos centros universitarios: la Universidad Nacional Autónoma Altoandina de Tarma y la Universidad Católica Sedes Sapientiae.


El solar que ocupa la ciudad de Tarma fue asiento de numerosas etnias y pueblos preincaicos, y también del Imperio Inca. La ciudad, no obstante, fue una fundación española. A pesar de que existe cierta divergencia sobre el año exacto —no se conserva el Acta de Fundación original—, parece ser que la fecha recae en el 26 de julio de 1538, a manos de unos frailes dominicos, que la bautizaron como Santa Ana de la Ribera de Tarma, por ser esa festividad católica —Santa Ana— la del día de su fundación. De todas formas, ya en 1543 Tarma constaba como pueblo.

A partir del siglo XVIII aumentó su importancia como cabeza de corregimiento, primero, y como capital de una nueva intendencia, instituida por el virrey Teodoro de Croix en 1784, más tarde. Fueron tiempos de auge misionero y de constitución de fuertes y milicias, como buena base que la ciudad es para acometer expediciones hacia la región de la selva amazónica central. También porque años antes su región había sido escenario de la revuelta acaudillada por Juan Santos Atahualpa (1742-1756). En 1785 alcanzó la categoría de villa, con cabildo, regidor perpetuo y alcalde, a instancia de Juan María de Gálvez, el primer intendente. En vísperas de la emancipación del Perú, el primer catastro realizado (1815) dio con una población aproximada de 3.500 almas.

Durante el proceso de independencia del Perú, Tarma ocupó un lugar relevante. En su cárcel se hallaba recluido por las autoridades españolas el entonces coronel de Milicias José Mariano de la Riva Agüero y Sánchez Boquete, acusado de rebeldía y agitación, quien puso en marcha un cauce de comunicación con la provincia argentina de Cuyo, lugar en el que el general José de San Martín se hallaba en proceso de formación de su Ejército de los Andes. Además, ya en noviembre de 1820, milicias y población de Tarma apoyó al general Juan Antonio Álvarez de Arenales en su campaña frente al ejército realista en retirada hacia los altos Andes. El 28 de noviembre fue recibido por el cabildo de la ciudad, y al día siguiente éste proclamó el acta de independencia. Francisco de Paula Otero fue nombrado gobernador intendente político y militar, con autoridad sobre las milicias de Jauja y Huancayo. Además, durante el proceso que llevó a la emancipación, las tropas realistas no lograron en ningún momento volver a tomar la ciudad, como sí pasó en otros lugares del Perú —también del valle del Mantaro— con los vaivenes militares propios del momento, y su función de base de operaciones en la región central del Perú le sirvió para que fuera elevada a la categoría de “Ciudad Predilecta”. Una vez establecida la independencia y creada la República del Perú, se organizó el departamento de Tarma, al que Simón Bolívar cambió el nombre por el de departamento de Junín por Decreto-Ley de septiembre de 1825, en recuerdo de la importante batalla del mismo nombre en la que el ejército realista español fue duramente derrotado.

En los primeros años de la República, Tarma padeció diversos vaivenes administrativos. Entre 1836 y 1839 formó parte del Estado Nor-Peruano, para posteriormente ceder su capitalidad a la ciudad de Cerro de Pasco, permaneciendo así hasta que en 1855, y a propuesta de José Gálvez Egúsquiza, le fue devuelta a Tarma su calidad de capital de provincia. Tarma apoyó el movimiento revolucionario de 1854, encabezado por el general Ramón Castilla Marquesado, y a raíz de la Guerra del Pacífico (1879-1883) volvieron las milicias reclutadas en Tarma para hacer frente al enemigo chileno en apoyo del mariscal Andrés Avelino Cáceres, quien estableció en Tarma la sede del Cuartel General de su Ejército del Centro. En los alrededores de Tarma tuvo lugar un encuentro bélico, el Combate de Tarmatambo (1882). Ya en el siglo XX, un periodo particularmente fructífero fue la presidencia del general Manuel A. Odría (1948-1956), que como natural de Tarma impulsó la construcción de infraestructuras variadas.

Arte y
Como sucede en otras urbes peruanas, en Tarma el centro neurálgico de la ciudad es también la Plaza de Armas, el lugar donde se proclamó la independencia de la metrópoli española. En uno de los lados de esa plaza se alza, como así mismo ocurre en otras ciudades, la catedral de Tarma, bajo la advocación de Santa Ana. Es un templo moderno, construido en la década de 1950 bajo los presupuestos históricos del barroco colonial. Destaca la fachada, flanqueada por dos torres, y los hermosos vitrales que ocupan ventanales y bóvedas. En su interior cobija el sepulcro del general y Presidente de la República del Perú, Manuel A. Odría. Otro edificio religioso importante es la capilla del Señor de la Cárcel o de la Virgen de las Mercedes, el único edificio de la época colonial que se conserva intacto. De estilo barroco, consta de una nave y ábside, con el altar mayor bañado en pan de oro.

Fiestas y folclore
El ciclo festivo anual se inicia con el Carnaval Tarmeño, que tiene en la festividad de San Sebastián, el 20 de enero, su pistoletazo de salida. A continuación, cabe destacar la Semana Santa, que en Tarma destaca por sus procesiones y la confección de grandes alfombras de flores que decoran las calles. En mayo tienen lugar las fiestas del Señor de Muruhay, con procesiones, misas y danzas que tienen lugar en el santuario del mismo nombre, situado a unos 11 kilómetros de Tarma. Las ferias y fiestas más populares son las de la Semana Tarmeña, que coinciden con las Fiestas Patrias y las patronales de Santa Ana, a finales del mes de julio; entre sus actos, cabe destacar el Festitarma, un festival musical internacional. En el mes de septiembre tienen lugar el Festival de las Flores y la Semana Turística, y en octubre se renueva la costumbre de las alfombras de flores coincidiendo con la festividad del Señor de los Milagros o el ‘Mes morado'. Noviembre comienza con la festividad católica de Todos los Santos, que en Tarma se festeja con el Festival de la Tantawawa Tarmeña, una especialidad gastronómica tradicional. Ese mismo mes tiene lugar el Día de la Gratitud, dedicado a conmemorar el nacimiento del general Manuel A. Odría.

Datos de Tarma
Apodo: La perla de los Andes
País Bandera del Perú Perú
del Perú Junín
• Provincias del Perú Tarma
Ubicación 11°24′36″S 75°41′24″O / -11.41, -75.69
• Latitud 11º 24′ S
• Longitud 75º 41′ W
• Altitud 3.050 msnm
• Distancia Lima: 230 km
Superficie n/d
Fundación 26 de julio de 1538
Población 50.165 habitantes INEI (censo 2007) hab.
Gentilicio Tarmeño(a)
Alcalde Luis Morales

Autor: Cambó

También puede Interesar

Deja un comentario